Como Viajar a Francia: Documentos, Requisitos, Vuelos, Pasajes Y Más

Como uno de los países más grandes de Europa, puede ser difícil pero es posible viajar a Francia y disfrutar de lo mejor de su cultura, quienes la visiten encontrarán que tiene una topografía variada que incluye todo, desde los Alpes franceses hasta las playas de arena del Mediterráneo, ofreciendo a los visitantes la oportunidad de diseñar personalmente su viaje. Además, Francia es un país rico en historia, que alberga algunos de los museos, monumentos, obras arquitectónicas y sitios históricos más famosos del mundo.

Como un destino importante, los visitantes encontrarán una nación que es relativamente fácil de navegar incluso con barreras de idioma y que satisface a los turistas que buscan unas vacaciones económicas o un escape llena de lujos y vistas increíbles. Sea cual sea el motivo de tu visita, el país seguramente te impresionarás e iras repetidas veces en tus próximas vacaciones.

viajar a Francia

Francia es un destino de ensueño para muchos, ya sea que te hayas sentido atraído por la fantasía romántica de París, la costa bañada por el sol en el sur o los pueblos de la Provenza como de un cuento de hadas, no te arrepentirás de haber reservado unas vacaciones en este encantador país.

Desde la arquitectura regia y las delicias gastronómicas hasta su condición de epicentro de todas las cosas bellas, románticas y refinadas, Francia es un destino incomparable tanto para los viajeros nuevos como para el experimentado trotamundos. Francia ofrece mucho más de lo que parece, así que permítete descubrir la esencia de este destino atemporal a través de momentos de acceso privilegiado espectaculares.

Indice de Contenido

Requisitos y trámites para viajar a Francia

Viajar al extranjero a uno de los destinos turísticos más populares, como Francia definitivamente es emocionante, sin embargo, antes de la emoción, existe el desafío de obtener la aprobación de una visa. Si deseas viajar a Francia, es posible que sepas que la búsqueda de los requisitos puede ser una tarea bastante desalentadora, ya que la información está bastante dispersa en todas partes.

Es muy importante que tengas todos los documentos que necesitas para ingresar al país antes de viajar. Debido a los ataques terroristas, Francia ha reforzado su seguridad por lo que si no tienes tus documentos en orden, es posible que te envíen a casa en la frontera con Francia.

Si viajas como turista…

Si deseas visitar Francia con el propósito de turismo por un período de menos de 90 días, dependiendo de tu nacionalidad, es posible que debas obtener primero una visa Schengen de Francia y, por lo tanto, solicitar una visa de turismo de corta estancia.

Aparte de los casos en que tu visa está marcada como de validez territorial limitada, en general se le permite viajar con esta visa a los demás países Schengen dentro de ese período.

Documentos personales

Cuando se habla de documentos debes llevar desde tu pasaporte claro está, hasta otro documento que te identifique como lo es el dni, la visa si se requiere, y demás papeles que se te pidan en la Embajada.

Visa de turista

Uno de los propósitos más famosos para viajar a la Zona Schengen es el turismo. Las personas que planean visitar cualquiera de los países en este territorio para hacer turismo y experimentar su cultura, arquitectura, alimentos y mucho más, deben seleccionar este propósito de viajar en su formulario de solicitud.

Documentos requeridos para la visa

Si ya te diste cuenta de que necesitas una visa para ingresar a Francia, entonces debes saber que hay algunos requisitos estándar de visa Schengen que debes cumplir para poder obtener esta visa. Algunos de los documentos estándar para la visa de turista de Francia incluyen:

  • 2 copias de un formulario de solicitud de visa Schengen.
  • Tu pasaporte también debe tener 2 páginas en blanco y ser válido por al menos 90 días después de tu fecha de salida de Francia.
  • 3 fotografías de pasaporte de 1,4 por 1,7 pulgadas (3,5 por 4,5 cm).
  • Estados de cuenta bancarios originales de los últimos 3 meses, para mostrar la prueba de los fondos mientras viajas a Francia.
  • Prueba de residencia en la región donde estás solicitando. Una factura de servicios públicos y una tarjeta de identificación con esa dirección en la lista pueden funcionar como comprobante de residencia.
  • Trae la cuota de solicitud a tu cita en efectivo, la tarifa para una visa de corto plazo es actualmente de 60 €.
  • Itinerario de viaje. Este es un documento que muestra lo que estarás haciendo en Francia, cuándo llegarás y cuándo partirás, e incluye una prueba de transporte organizado, como la reserva de billetes de avión y la reserva de hotel.
  • Prueba de alojamiento. Que puede ser una reserva de hotel / hostal, o una carta de invitación si planeas quedarte con amigos o familiares.
  • Seguro de viaje a corto plazo en Francia. Que debe cubrir toda el área del territorio Schengen. El seguro debe cubrir todo el período de tu estancia en Francia.

No olvides que todos los documentos deben presentarse en original y copia, la embajada se reserva el derecho de pedirle documentos adicionales si creen que debes proporcionarlos, si te piden que lo hagas, asegúrate de enviar todos esos documentos a tiempo o tan pronto como sea posible.

Proceso de solicitud de visa de turista

El proceso de solicitud puede parecer complicado y frustrante, especialmente para personas que nunca antes han tenido que obtener una visa, sin embargo, si haces una lista de los pasos que debes seguir y los sigues lentamente, lograrás fácilmente tu objetivo y obtendrás la visa.

  • Completa el formulario de solicitud de visa Schengen de Francia. Rellena el formulario con información honesta y correcta, ten en cuenta que la información que proporciones en este formulario debe cumplir con la de los demás documentos, de lo contrario tu solicitud probablemente será rechazada. No olvides imprimirlo dos veces, y firma ambas copias al final.
  • Recoge los documentos requeridos. Ten cuidado de tener cada documento en el original y la copia, no te pierdas ni un solo documento el día de tu cita, ya que esto podría resultar con la negativa de tu solicitud.
  • Elige la embajada correcta. Si vas a viajar a otros países Schengen además de Francia, es posible que tengas que presentar una solicitud a otra embajada, en lugar de Francia, esto puede parecer un poco complicado para muchos, pero en realidad es muy simple.
  • Reservar una cita. Deberás reservar una cita para tu entrevista con un oficial consular de la embajada francesa, la entrevista es obligatoria para todos los solicitantes mayores de 12 años. Reserva la entrevista en línea en el sitio web de la embajada o consulado de Francia en tu país, si esa opción no está disponible deberás ir a la embajada para programar una cita.
  • Pagar la tasa de visa de turista. Tendrás que pagar la tarifa antes de asistir a la entrevista el día de tu cita, en la embajada, el consulado o el centro de solicitud de visa.
¿Por cuánto tiempo es válida la visa?

La visa de turista es comúnmente válida para estancias de no más de 90 días, si vas a viajar mucho y no solo en un país Schengen, es recomendable llenar el espacio de “entrada múltiple” en el formulario de solicitud. De esta manera, podrás ingresar y salir de la Zona Schengen a tu antojo por el tiempo permitido en tu visa emitida.

Extensión de una visa Schengen turística

Una visa Schengen para turistas solo se puede extender en ocasiones muy específicas, como:

  • Entrada tardía.
  • Razones humanitarias.
  • Razones personales importantes.

Sin embargo, recuerda que las posibilidades de extender tu visa Schengen son muy bajas. Para obtener una extensión por cualquiera de los motivos mencionados anteriormente, tu solicitud necesita argumentos muy sólidos.

Pasaporte

Debes tener un pasaporte válido por mínimo 3 meses desde tu última instancia en Francia.

Si viajas por trabajo…

Si vas a viajar a Francia por negocios, ten en cuenta la visa correcta que debes obtener antes de tu partida a Francia. Los extranjeros que deseen realizar algunas tareas relacionadas con los negocios en Francia deben obtener una visa en la embajada francesa cerca de su área.

Documentos personales

Si estas en busca de un trabajo en Francia o si ya lo tienes, debes tener contacto con la empresa o empleador con la que vas a trabajar y te pida los documentos necesarios para que tu viaje sea todo un éxito.

Visa

Si eres de la UE / EEE o Suiza, eres libre de trabajar en Francia sin un permiso de trabajo, si vas a Francia con un familiar que tiene un permiso para ciertos tipos de trabajo altamente calificado, también puedes trabajar sin un permiso de trabajo.

La mayoría de las demás personas necesitarán permiso para trabajar en Francia, y necesitarán esta autorización antes de que se pueda otorgar una visa o permiso de residencia. Este es un procedimiento organizado por un posible empleador, necesitarás un empleador para organizar la autorización para que trabajes, de modo que en primer lugar, debes encontrar un empleo.

Documentos requeridos
  • Pasaporte (válido por 6 meses).
  • Copia de la página de fotos del pasaporte.
  • Formulario de solicitud de visa lleno.
  • Dos fotos de identificación en color de 3.5 cm x 4.5 cm en fondo blanco.
  • Documentación sobre el empleo y los fines de la visita.
  • Carta de empleo especificando la información de contacto de la empresa.
  • Si trabajas por cuenta propia, proporciona copia del certificado de registro comercial.
  • Prueba de alojamiento.
  • Estados de cuenta bancarios, comprobantes de pago que muestren fondos suficientes.
  • Reserva de vuelo y comprobante de alojamiento.
  • Prueba de seguro médico.
Trabajar por menos de 90 días (3 meses)

Si trabajas en Francia durante menos de 90 días, necesitas que tu empleador te obtenga un permiso de trabajo temporal aprobado por el Ministerio de Trabajo francés o una convención de autor sellada por la prefectura local (autoridad local / oficina francesa) si eres un científico, investigador o profesor. Esta autorización para trabajar se envía luego a la embajada / consulado francés en tu país de origen, donde puedes solicitar tu visa.

Necesitarás una visa de trabajo de corta duración para trabajar en Francia por menos de 90 días, a menos que seas de la UE / EEE / Suiza. Si eres de Australia, Antigua y Barbada, Bahamas, Brasil, Canadá, Israel, Japón, Mauricio, México, Singapur, Corea del Sur, Estados Unidos o Venezuela, no necesitas una visa para ingresar a Francia, pero deberás asegurarte de que tu empleador haya organizado un permiso de trabajo válido (convención de accidente) para ti en el momento del viaje. Para estar seguro de las últimas reglas, consulta con el consulado francés en tu país de origen.

Trabajar por más de 90 días.

Si planeas trabajar en Francia por más de 90 días / 3 meses, debes solicitar una visa de trabajo de larga estancia en Francia, que también actúa como tu permiso de residencia. El empleador tiene que redactar un contrato de trabajo y enviarlo a la división local del Ministerio de Trabajo francés.

Si algún miembro de la familia va contigo, entonces el empleador deberá iniciar el procedimiento de “miembro de la familia que lo acompaña” al mismo tiempo. Si se aprueba el contrato, se lo envía a la Oficina de Inmigración e Integración de Francia (OFII).

Una vez que la OFII haya aprobado el contrato, se enviará directamente a la embajada o consulado francés en yu país de origen responsable de emitir un permiso de trabajo francés para ciudadanos que no pertenecen a la UE. Se te invitará (y a cualquier pariente que vaya contigo) a hacer una cita para visitar la embajada / consulado en persona y solicitar una visa de larga estancia.

Debes llevar tu pasaporte (emitido dentro de los últimos 10 años y con tres meses de validez después del final de la visa), un formulario de solicitud lleno y cualquier otra documentación requerida por el tipo de trabajo (y permiso) para el cual estás aplicando. A tu llegada a Francia, debes registrarse en la Oficina de Francia de Inmigración y de Integración (OFII).

Diferentes tipos de visas para trabajar en Francia.

Existen diferentes tipos de permisos de residencia y visados ​​para trabajar en Francia, cada uno con sus propios requisitos, duración de validez y condiciones, para trabajo específico o tipos de trabajadores. Algunos permisos eximen de otros requisitos generales para los migrantes que van a vivir a Francia, por ejemplo, el requisito de que los migrantes firmen el Contrato de Accueil et D’Intégration (CAI) este contrato tiene como objetivo ayudar a los migrantes a integrarse en la sociedad francesa. Al firmarlo, el gobierno francés acepta ofrecer cursos de capacitación y el migrante acepta participar en ellos.

El nuevo permiso “Passeport Talent”.

En 2016, en un intento por atraer a más extranjeros, el gobierno francés facilitó y simplificó la obtención de ciertos permisos de trabajo para los ciudadanos no europeos / suizos del EEE, y el permiso passeport talent es uno de esos ejemplos, este permiso ahora incluye las siguientes diez categorías:

  • Recién graduados calificados.
  • Empleados de una empresa innovadora.
  • Trabajadores altamente cualificados (titulares de la tarjeta azul de la UE)
  • Empleados en una “misión” con un contrato de trabajo francés.
  • Investigadores / científicos.
  • Campeones de un proyecto económico innovador.
  • Inversores económicos o financieros.
  • Representantes de la compañía.
  • Artista / intérpretes.
  • Una persona internacional o nacionalmente reconocida en ciencia, literatura, arte, educación, deportes, etc.

En resumen, si eres un ejecutivo, profesional independiente o empleado que a los ojos de las autoridades francesas, tienes el potencial de hacer una ‘contribución significativa’ a la economía francesa, especialmente en los campos intelectual, científico, cultural, deportivo o humanitario, si participas en un proyecto específico, puedes solicitar este permiso de residencia renovable de cuatro años.

Este permiso tiene requisitos variables, pero algunos requisitos generales son:

  • Documentación que incluya una licenciatura o superior, un currículum vitae detallado, información sobre el trabajo en el que participarás y evidencia de fondos suficientes (según lo determinen las autoridades francesas).
  • Cumplir otros criterios establecidos por la Comisión Nacional de Competencias y Talentos.
  • contrato de trabajo, generalmente durante al menos 3 meses, aprobado por DIRECCTE (si eres un empleado, debe ser organizado por tu empleador).

Puedes encontrar información detallada (en francés) en el sitio web del Servicio Público de Francia y en el sitio web de la Asamblea Nacional de Francia. Si se te otorga este permiso, a los miembros de tu familia (cónyuge e hijos menores de edad) se les emitirá una tarjeta de vie privée et familiale, que le permitirá a tu cónyuge trabajar legalmente.

Permiso de los trabajadores asalariados y trabajadores temporales

Después de 18 meses en un permiso de residencia de larga estancia marcado como “empleado” o “trabajador temporal”, puedes solicitar traer a tu familia a Francia. Los cónyuges (los socios están excluidos) y los hijos menores de edad pueden solicitar una visa de “visitante” de un año (sin poder trabajar durante este tiempo).

Tarjeta azul de la UE para trabajadores altamente calificados / educados

Este es un permiso de residencia / trabajo de uno a tres años para trabajadores altamente calificados. Para ser elegible, debes tener un diploma / título que acredite tres años de educación superior o cinco años de experiencia profesional en un campo específico, un contrato de trabajo por al menos un año y un salario mensual de al menos 1.5 veces el francés salario bruto anual promedio (en 2017 el gobierno francés aumentó esta cantidad a 53,836 euros por año). Tienes que trabajar en el campo por el que fuiste admitido en el plan durante dos años y entonces puedes asumir cualquier trabajo altamente calificado.

Después de 18 meses en Francia, puedes trabajar en otros países de la UE, después de cinco años, eres elegible para la tarjeta de residencia a largo plazo renovable de 10 años, los miembros de la familia pueden obtener un permiso de residencia de “vida privada y familiar”, lo que les permite trabajar y después de cinco años, también son elegibles para la tarjeta de residente de larga duración de EC.

Permiso de los empleados asignados o empleado expatriado

Si has estado trabajando durante al menos tres meses en una empresa fuera de Francia y está adscrito a una de las empresas de tu empleador con sede en Francia u otra empresa del mismo grupo, y ganas 1,8 veces el salario mínimo (alrededor de 2,664 euros por mes), entonces eres elegible para solicitar este permiso, que es válido por tres años y luego renovable.

Tu cónyuge puede unirse ati en este permiso, pero no se le permite trabajar hasta que él o ella haya estado en Francia durante seis meses y se le haya otorgado un permiso vie privée et familiale. Si eres un gerente sénior, puedes obtener una versión del permiso que le permita a tu familia acompañarte desde el principio y que tu cónyuge trabaje.

Permiso de “contribución económica excepcional”

Los inversores extranjeros que invierten grandes sumas de dinero (al menos 10 millones de euros en activos tangibles o intangibles) o que planean crear más de 50 puestos de trabajo son elegibles para un permiso de residencia de 10 años. Tu cónyuge e hijos menores también obtienen los mismos derechos.

Estudiantes y graduados

Los estudiantes pueden realizar un trabajo remunerado a tiempo parcial durante su curso (un máximo de 964 horas al año). Es posible que necesites obtener una visa para ingresar a Francia y estudiar en una universidad y hay diferentes tipos de visas, dependiendo del curso que tomarás.

Au pairs

Si tienes entre 17 y 30 años y deseas trabajar como au pair con una familia anfitriona francesa, ellos deberán organizar un contrato de au pair (acuerdo de colocación) y obtener la aprobación de DIRECCTE. También debes tener una carta de admisión en una escuela de idiomas que especifique cuándo asistirás (10 horas por semana como mínimo) antes de poder obtener tu visa.

Pasaporte

El pasaporte debe tener una validez de mínimo 3 meses luego de finalizada la estancia en Francia o la validez adecuada durante toda tu estancia en el país.

Consiguiendo vuelos, pasajes y hoteles baratos en Francia

Los vuelos a Francia ahora pueden ser adquiridos de manera relativamente económica, lo que se suma a su gran popularidad como el país más visitado del mundo.

Francia ofrece una maravillosa combinación de actividades, desde la deslumbrante capital de París, que se sienta de manera seductora en el río Sena, hasta los impresionantes Alpes que ofrecen un fantástico esquí. Con tanto en oferta, reservar un vuelo a Francia le dará a tus vacaciones un lugar seguro.

Busca vuelos a Francia de las principales aerolíneas y las principales agencias de viajes para asegurar los mejores precios con la ayuda de  Skyscanner que es rápido y fácil de usar, puedes encontrar los precios más bajos y reservar directamente haciendo clic en el sitio de la aerolínea o agencia de viajes.

Hoteles baratos en Francia

Si viajas por Francia, visitando gloriosos castillos, museos de talla mundial, comiendo en bistros pequeños pero encantadores y comprando en los mercados, por lo que estás fuera casi todo el tiempo y deseas maximizar tu presupuesto, es posible que hayas escuchado a personas quejarse por los altos precios en los hoteles franceses, pero hay muchas cadenas de hoteles económicas que ofrecen habitaciones impecables, buenas duchas y ropa de cama limpia. Ahorra en el alojamiento y disfruta de más delicias francesas.

Todas estas cadenas hoteleras parten de unos 40 euros por habitación por noche. La mayoría son una buena opción para las familias, ya que ofrecen habitaciones más grandes para hasta 4 personas, todos también ofrecen máquinas de reserva electrónica fuera del hotel, así como acceso clave, si llegas tarde y la recepción está cerrada. Los precios varían ampliamente según la época del año y la reserva anticipada.

1. Formule 1

viajar a Francia - Formule 1

Es propiedad de la enorme cadena Accor y es su opción de presupuesto más bajo, con más de 230 hoteles en Francia, ofrecen una opción económica principalmente en las afueras de las ciudades y en las secciones comerciales. A menudo hay una cadena de restaurantes cerca para todo el mundo y especialmente para familias.

Las habitaciones cuentan con una cama doble y una litera, todas las habitaciones tienen lavabo y espejo, TV de pantalla plana y conexión WiFi gratuita que se encuentran cerca de las habitaciones. Algunos ofrecen un desayuno básico y están abiertos 24/7, precios desde alrededor de 22 euros por habitación por noche en temporada baja reservado con antelación.

2. B&B Hotels

viajar a Francia - B&B Hotels

Esta cadena de hoteles es popular por sus buenas habitaciones y precios de gran valor, tiene 232 hoteles en toda Francia, disponen de diferentes estilos de habitaciones, catering de 1 a 4 personas.

Los hoteles tienen una ubicación céntrica, cerca de la estación de tren, las habitaciones cuentan con cuarto de baño privado, área de escritura y silla, TV a color y WiFi gratis. El desayuno se sirve en la zona de recepción, los precios comienzan alrededor de los 44 euros por una habitación para 2 personas.

3. Premier Hotels

viajar a Francia - Premier Hotels

El grupo internacional tiene 245 hoteles en Francia, con solo un puñado en el Reino Unido, Bélgica, Países Bajos y Polonia. Los hoteles Premiere forman parte de Louvre Hotel Group y de la compañía estadounidense Starwood Capital. También tienen hoteles Campanile, Kyriad y los hoteles de lujo Concorde, todos con hoteles en Francia.

4. Ibis Budget

viajar a Francia - Ibis Budget

Anteriormente los hoteles Etap, ahora son propiedad de Accor y todos han sido actualizados. Son la sucursal más barata de la cadena Ibis, ubicados en el centro de la ciudad, son elegantes y modernos y un poco más caros que otras opciones económicas, a partir de unos 60 euros por habitación por noche.

Las habitaciones tienen una cama doble y una litera para hasta 3 personas, cuarto de baño privado de buen tamaño con lavabo y ducha, también hay un estante de escritura y una silla, disponen de televisores a color y wifi gratis.

5. FastHotel

viajar a Francia - FastHotel

La cadena francesa Fasthotel tiene 80 hoteles en Francia en 2 clasificaciones: Fasthotels de 1 estrella y mejor Relais Fasthotel. Se encuentran bastante cerca del centro de la ciudad o en las afueras industriales.

Las habitaciones son en su mayoría de 1 a 2 personas, pero algunas tienen habitaciones con 3 camas o habitaciones con 5 camas. Los pequeños cuartos de baño tienen lavabo, ducha y WC. Hay escritorio y silla para que no tengas que ir muy lejos para la cena, ideal si estás cansado después de un largo viaje. Las habitaciones comienzan a partir de los 43 euros.

Mejor época para viajar a Francia

La mejor época para visitar París es en la primavera (abril-junio) o en el otoño (septiembre-noviembre), cuando es más fácil encontrar cosas, desde los asientos de Metro hasta los camareros de buen humor. El clima es templado durante todo el año, Julio y agosto son los peores debido a las multitudes.

Los hoteles solían cobrar tarifas fuera de temporada durante el período frío y lluvioso de noviembre a febrero; ahora, a están llenos de viajeros de negocios, ferias comerciales y grupos de turistas de invierno, y los hoteleros tienen menos incentivos para ofrecer descuentos. Las tarifas aéreas son aún más baratas durante estos meses, y hay más promociones disponibles. Se elevan en la primavera y el otoño, alcanzando un máximo en el verano, cuando los boletos cuestan más. Cada temporada en París tiene sus encantos, sus pros y sus contras.

Invierno (Enero – Febrero)

viajar a Francia en Invierno

A pesar de los días más cortos y el clima decididamente más húmedo, el invierno es verdaderamente una época especial del año en París. Manteniéndose fiel a su apodo de Ciudad de la Luz, la capital francesa brilla bajo el brillo de las luces festivas, alquila un apartamento con vista a la ciudad, como Chambertin o Cognac, y te encantará pasar las tardes con una copa de vino y una baguette crujiente: ¡acogedor y cálido en casa mientras la Torre Eiffel se ilumina justo frente de ti!

Mejorado por el polvo ocasional de la nieve, visitar París en invierno puede ser una experiencia mágica, espera temperaturas máximas diarias de 46 ° F (8 ° C) y temperaturas nocturnas cercanas a la congelación. Se recomienda mantener el calor y aprovechar las rebajas de invierno en las acogedoras boutiques y centros comerciales.

Enero

Enero es un buen momento para visitar ciudades francesas, beber chocolate caliente en cafés y visitar librerías, galerías de arte y museos. El clima puede ser frío, pero las ciudades francesas estarán llenas de vida y hay una arquitectura impresionante para visitar, vino fabuloso para degustar y comida para morirse. Disfruta de la calma del estilo de vida francés fuera de la temporada turística para sumergirse verdaderamente en la cultura francesa. ¿O por qué no reunir un grupo y quedarse en una casa de campo para un Año Nuevo fabulosamente diferente en el campo francés?

Alternativamente, si estás buscando un descanso más activo, Francia tiene mucho que ofrecer como destino de deportes de invierno, es rápido y fácil de llegar, incluso en tren y hay una gran variedad de resorts y alojamientos que combinan calidad con valor. Encontrarás terreno para expertos, escuelas para principiantes y todo lo necesario para la diversión familiar, junto con un excelente après ski.

Febrero

El romance está en el aire este mes y que mejor celebrarlo que en Francia, el país de los amantes y el amor. Ciudades y pueblos históricos, hermosos jardines, castillos de cuentos de hadas, costas de ensueño, comida maravillosa, vino y champaña, todos están ahí para saborear.

París no solo tiene una excelente relación calidad-precio este mes, sino que también encontrarás una gran cantidad de eventos y exposiciones en la ciudad. No te pierdas el patinaje gratuito en la Place de l’Hôtel de Ville, los conciertos del mediodía todos los jueves en el Louvre y la joyería Art Deco junto con la moda contemporánea en el Musee des Arts Decoratifs. A los niños les encantarán los eventos familiares en el Museo de la Magia y el zoológico de París.

En las estaciones de esquí encontrarás espectáculos de fuegos artificiales, conciertos, festivales de hielo y más durante todo el mes, que marcan el pico de la temporada de deportes de nieve en Francia. Los campeonatos franceses de escalada en hielo se celebran en Champagny-En-Vanoise, en los Alpes, en febrero, y el gran concurso de snowboard cuesta abajo en Bourg-Saint-Maurice, Les Arcs.

Primavera (Marzo – Mayo)

viajar a Francia en primavera

Una época popular del año para visitar la capital francesa, la primavera en París comienza con un máximo diario de alrededor de 54 ° F (12 ° C) en marzo. En mayo, el clima se calienta a una temperatura muy agradable de 68 ° F (20 ° C), ideal para pasar el día explorando los hermosos jardines y parques de la ciudad.

Las noches siguen siendo bastante frías durante toda la temporada y no se sorprenden con las lluvias ligeras, siempre lleva una chaqueta ligera con una cremallera por si acaso.

Alójate en el apartamento La Musique en Marais, un magnífico apartamento de dos dormitorios para que pueda explorar el vecindario que lo rodea y disfrutar de una excelente casa.

Marzo

Las primeras flores y brotes de la primavera están brotando y los días se hacen más largos, pero las multitudes aún no han llegado y hay oportunidades que ofrecer. Marzo es un mes excelente para tomarse un tiempo en Francia, ¿por qué no explorar un nuevo destino en una escapada a la ciudad francesa? Todos sabemos que París es hermoso en la primavera, pero hay muchas más ciudades en toda Francia con historia encantadora, arquitectura y tradiciones gourmet, algunas rodeadas de lagos, montañas, playas y paisajes gloriosos para un día.

Marzo también es el momento perfecto para unas vacaciones de actividad, especialmente si te gusta caminar, andar en bicicleta, montar a caballo o simplemente estar al aire libre. Francia tiene paisajes maravillosamente variados y oportunidades para casi cualquier deporte o actividad que puedas imaginar, el Festival du Boudin (Feria de Budín Negro) tiene más de 50 años y se celebra anualmente en Mortagne au Perche en el departamento de Orne en Normandía, más de 100 expositores, comerciantes, artesanos y carniceros conforman este evento, con más de cinco kilómetros de black pudding vendidos.

Abril

El campo está cobrando vida y prados que bordean los caminos rurales, el clima más templado hace de abril un gran mes para salir al aire libre, volar las telarañas de invierno y tal vez disfrutar del aire libre en Francia con unas vacaciones activas o como Francia es el hogar del romance, lo que podría ser más especial que las largas caminatas en una de las playas abiertas o una visita al mágico París en unas vacaciones románticas.

A los franceses les encanta un festival, y abril en Francia no es una excepción, elige desde grandes eventos organizados como el Maratón de París o la Feria Internacional de Toulouse, hasta eventos culturales íntimos más pequeños como el Festival Juana de Arco en Orleans.

Abril también es un buen momento para realizar una visita vigorizante en una de las muchas playas de Francia, para el Kite Festival o el Sand Sculpture Festival, ambos fácilmente accesibles en Pas de Calais.

Mayo

En el mes de mayo, la primavera está llegando a principios del verano y esta progresión de las estaciones hace de mayo uno de los mejores momentos para experimentar Francia.

Los árboles están en flor espectacular, brindando un encantador telón de fondo para unas vacaciones en automóvil o un viaje a una casa de campo, y el clima cálido y confortable nos dice que el verano está a la vuelta de la esquina. Mayo es un gran mes para dar un paseo romántico por las hermosas y soleadas playas de Francia: prueba la costa rosa de la Costa de Granito Rosa en Bretaña o las verdes aguas de la Costa Esmeralda, también en Bretaña.

Los festivales en Francia son extravagantes, alegres ocasiones, y mayo ofrece algunos eventos maravillosamente eclécticos, visita el festival Soup Soup, donde se reúnen chefs de todo el mundo para celebrar la alegría de la sopa, si la sopa no es lo que tienes en mente, considera el famoso Festival de Cine de Cannes cerca de Niza.

Verano (Junio – Agosto)

viajar a Francia en verano

Este es el apogeo de la temporada turística en París, y se acompaña de temperaturas altas coincidentes, espera máximos diarios de al menos 83 ° F (25 ° C), acompañados de noches enérgicas de alrededor de 55 ° F (13 ° C). Por suerte, esta es la parte más seca del año: ¡las gafas de sol son una necesidad absoluta! estas temperaturas pueden no parecer muy altas, ten en cuenta que la humedad puede hacer que París se sienta más caliente.

Te recomiendo el apartamento Collioure, un excelente precio con una vista de Eiffel, cuando salgas a dar un paseo en un día soleado de verano en la capital francesa, asegúrate de llevar contigo una botella de agua para mantenerte hidratado.

Junio

Junio ​​ve los primeros signos de verano en Francia, las temperaturas aumentan constantemente y puedes esperar períodos de sol glorioso antes de que comience la fiebre principal del verano.

La campiña francesa se ve fabulosa en junio, por lo que es el momento perfecto para alojarse en una casa rural y tal vez disfrutar de caminar, pescar, pintar o fotografiar.

Si prefieres experimentar el ajetreo y el bullicio de la ciudad, entonces considera un fin de semana largo en Francia, para una escapada a la ciudad llena de cultura e historia, pruebe Rouen en el noroeste, esta histórica ciudad capital de Normandía en el río Sena es famosa por sus calles medievales y sus tiendas de antigüedades y cuenta con un reloj astronómico, museos y un jardín botánico.

Francia realmente comienza a vibrar en junio, con eventos culturales y deportivos en todo el país, Le Mans es sede de la famosa carrera de 24 horas el 22 de junio, mientras que tanto Marsella como la medieval Carcassonne albergan importantes festivales artísticos que comienzan el 19 de junio.

Julio

Julio es un mes popular para visitar Francia y con buena razón, el sol generalmente carece de la intensidad opresiva que se puede encontrar más al sur de España o Italia, aún le da a Francia más que una buena cantidad de hermosos días de verano.

Las amplias playas de arena proporcionan el lugar perfecto para absorber los rayos, mientras que los puestos de mercado al aire libre gimen bajo el peso de los productos cultivados localmente y por supuesto, el 14 de julio, toda Francia se detiene para celebrar la fiesta nacional, el Día de la Bastilla.

Francia realmente supera las expectativas con la cantidad de hermosas playas que presume, si eres un verdadero amante del sol, considera Marsella, en el sur de Francia, no solo tiene un clima mediterráneo y cuenta con más de 20 playas pequeñas y aisladas, sino que es un verdadero paraíso para los compradores, ya que la industria de la moda local se fortalece.

En julio, también se celebra la carrera ciclista más grande del mundo, el Tour de Francia anual, el cual comienza con la Gran Salida en Lieja el 30 de junio y concluye con gran estilo el 22 de julio en los Campos Elíseos de París.

Agosto

Las noches suelen ser agradablemente cálidas, pero pueden volverse frías, especialmente en las regiones del norte, así que empaca una chaqueta de punto o una chaqueta ligera, por si acaso. Aunque los precios de alojamiento y viaje en agosto suelen ser los más altos, puedes ahorrar dinero al consultar las ofertas de última hora y ofertas especiales de alojamiento.

El Festival Internacional de Fuegos Artificiales de Monte Carlo presenta espectáculos pirotécnicos increíblemente emocionantes y visualmente impresionantes que se llevan a cabo en el puerto. Mientras estés allí, asegúrate de visitar el mundialmente famoso Casino de Monte Carlo, que aparece en dos películas de Bond y la inspiración para Casino Royale.

Otoño (Septiembre – Diciembre)

viajar a Francia en otoño

Con gente local que regresa de sus vacaciones de verano y multitudes de turistas, hay un gran bullicio en París en otoño. Las temperaturas bajan un poco a partir de octubre, pero si has empacado una chaqueta, el otoño es el momento perfecto para disfrutar de largas caminatas por los impresionantes vecindarios y un paseo por el río Sena. Prepárate para la ducha de lluvia fría ocasional y un poco de viento, los máximos diarios oscilan entre 46 ° F (8 ° C) y 62 ° F (17 ° C).

Septiembre

En septiembre puede disfrutar de mucho sol y clima cálido, días largos y horarios extendidos en las atracciones, pero sin las multitudes de verano.

Y a medida que la temporada turística comienza a disminuir, el costo de los viajes y el alojamiento es menor. El campo es suave y fructífero, las playas casi vacías, en Normandía y Bretaña, hay un toque de nitidez en el aire y un matiz de color en las hojas, mientras que más al sur, los días siguen siendo maravillosamente brillantes y soleados con un calor más suave que el abrasador agosto.

Este mes verá el inicio de la cosecha de vino y en toda Francia encontrarás celebraciones y festividades, explora una de las grandes regiones vinícolas para visitar viñedos, ver la cosecha y el prensado, degustar y aprender sobre los vinos y disfrutar de una hospitalidad cordial. Reserva un descanso de cata de vinos, alquila una propiedad de autoservicio (podría ser un castillo o una bodega de vinos) en el corazón de la región vinícola y realiza excursiones diarias o alojate en una selección de B & B de bienvenida mientras recorres la zona.

Octubre

Es un momento maravilloso para visitar Francia, ciudades y pueblos pintorescos se vuelven casi encantados cuando el suave sol resalta los colores vívidos del otoño.

La cosecha de uva está en su apogeo, abundan los festivales de vino y los días más fríos hacen que las actividades al aire libre sean un placer, tanto el alojamiento como los viajes son más baratos que en verano, con algunas ofertas reales.

La cosecha de vino está en pleno apogeo este mes, con celebraciones tradicionales y festividades en todas las famosas regiones vinícolas de Francia, incluso hay una fiesta del vino en Montmartre, París, que celebra los frutos de los viñedos locales. En todas partes encontrarás una cálida bienvenida por parte de los lugareños, verás desfiles y espectáculos musicales, degustarás comida local y beberás mucho vino, con una pausa en la degustación de vinos, incluso te convertirás en un experto.

Noviembre

Los días pueden estar llegando, pero noviembre en Francia todavía ofrece color y actividad vibrante en ciudades y pueblos de todo el país.

Este mes de conmemoración es también un momento conmovedor para visitar los campos de batalla y los monumentos conmemorativos de dos guerras mundiales en el norte de Francia. Más al sur, aún puedes encontrar sol y en todas partes se encuentran acogedores castillos y lujosos B&B que lo tentan a alejarse de todo, a menudo a precios muy razonables.

Diciembre

La navidad está en el aire, y en esta época del año las calles de Francia están llenas de compradores entusiasmados, los mercados navideños son abundantes.

Además de ofrecer productos locales frescos como el queso, el vino y otros productos, venden regalos, adornos, artículos de papelería, artesanía y mucho más en un ambiente vibrante y verdaderamente francés.

Descubre acogedores bed and breakfast en Francia, donde los propietarios son acogedores y están listos para compartir un verdadero amor y conocimiento de su área, para que puedas disfrutar explorando o relajándose junto a un fuego ardiente. Los precios son muy razonables y las cenas son un asunto convivial, para una experiencia más grandiosa, alójate en un castillo arquitectónicamente impresionante en Francia, ya sea B&B o autoservicio, para un sabor único de la historia.

Mejores ciudades para visitar en Francia

Francia, mucho más que París, tiene una serie de ciudades increíblemente hermosas que están a la espera de ser exploradas. La historia abunda en toda la tierra y las catedrales, los castillos, la cultura y la cocina refinada se combinan para seducirte en un viaje de descubrimiento, con una gran cantidad de maravillosas vistas que se ofrecen, las mejores ciudades de Francia son simplemente una alegría para visitar. ¿Entonces, Qué esperas?

1. París

Con algunos de los edificios y monumentos más reconocidos del mundo, París es una ciudad que hay que visitar, con un sinfín de cosas que ver y hacer.

Situada a orillas de La Seine, la elegante capital de Francia es un lugar romántico, con encantadores bulevares, hermosos edificios y lugares de interés como la Torre Eiffel y el resplandeciente Sacre-Coeur que se eleva hacia el cielo. Conocida por su cocina, tiene una gran cantidad de restaurantes para elegir, pero cuidado, es muy fácil gastar mucho dinero en poco tiempo.

Desde las impresionantes colecciones de arte en el Louvre hasta las misteriosas catacumbas que se encuentran debajo de las calles y la impresionante Catedral de Notre-Dame, podrías pasar toda una vida conociendo todas las maravillosas vistas de París.

2. Niza

Ubicada en la Riviera francesa o Cote d´Azur, como se la conoce en francés, Niza está constantemente bañada por el sol, como la quinta ciudad más grande de Francia, tiene una mezcla vibrante de culturas. Debido a que es una ciudad portuaria, Niza tiene un lado áspero, que contrasta con su arquitectura de inspiración italiana y las calles medievales del casco antiguo.

Caminar por el famoso Promenade des Anglais y contemplar las aguas turquesas es simplemente paradisíaco. Para disfrutar de una gran vista de la ciudad y del brillante mar Mediterráneo, dirígete al Colline du Chateaum un lugar encantador para pasar el tiempo, Niza tiene algo para todos, ya que combina la vida de la ciudad con un entorno hermoso.

3. Burdeos

Burdeos a orillas del río Garona, es una ciudad grande con mucho que ofrecer, su impresionante casco antiguo es una delicia para pasear y la arquitectura que se muestra es deslumbrante. En los alrededores de Place de la Bourse, se pueden encontrar mansiones del siglo XVIII con palacios decadentes, así como numerosos museos de arte con un toque moderno, Burdeos tiene una comunidad universitaria próspera.

En los últimos años, una serie de tiendas vintage han surgido. Para una gran caminata, dirígete a Les Quais y contempla las aguas del río por la noche, la vista de las luces de la ciudad desde el Pont de Pierre de la era napoleónica es mágica, hogar de algunos de los mejores vinos del mundo, asegúrate de probarlos antes de salir.

4. Lyon

La tercera ciudad más grande del país, se encuentra donde se unen los ríos Ródano y Saona. Su ubicación estratégica le ha permitido atraer comerciantes e industrias a la ciudad desde que fue fundada por los romanos en el año 43, un lugar ordenado y sofisticado, edificios renacentistas salpican sus calles.

Lyon combina a la perfección lo nuevo con lo antiguo, con un rico patrimonio cultural que abarca delicias gastronómicas y arquitectura fina. La catedral de Lyon es una de las vistas más impresionantes, y el casco antiguo es encantador para pasear, asegúrate de probar algo de la suntuosa cocina antes de continuar su camino.

5. Marsella

La segunda ciudad de Francia es un crisol diverso de personas y culturas que llaman a Marsella su hogar, tradicionalmente pensada como sucia y un poco destruida, pero esta ciudad portuaria ha experimentado una especie de renacimiento en los últimos años, aunque sus principales atracciones siguen siendo las mismas.

El viejo puerto, por ejemplo, es un escenario mágico desde el cual observar a los pescadores regresar a la costa con sus capturas. Es el corazón de Marsella, y realmente sentirás la ciudad aquí. El barrio más antiguo, Le Panier, definitivamente vale la pena visitarlo, al igual que la impresionante catedral de Notre Dame de Major que domina el mar.

6. Nantes

Situada a orillas del Loira, la larga y tumultuosa historia de Nantes ha visto cómo la ciudad se reinventa constantemente. Como tal, tiene numerosos sitios de diferentes épocas que atraen a los visitantes a sus costas.

Como la histórica capital de Bretaña, el antiguo centro medieval de Nantes, con su catedral y su castillo, es encantador para explorar. En los últimos años, ha desarrollado un cuerpo estudiantil próspero que le da a la ciudad su energía energética, una atracción increíble y única para visitar es Machines de l´Ile, una exhibición fantástica y futurista de gigantes animales mecánicos.

7. Estrasburgo

Capital de Alsacia, Estrasburgo tiene un impresionante centro histórico y ocupa un lugar estratégico en la orilla oeste del Ródano. En consecuencia, ha sido combatido por Francia y Alemania a lo largo de su larga historia.

Ahora, sin embargo, los edificios vidriosos de la Unión Europea brillan bajo el sol y junto con el cuerpo estudiantil, ayudan a dar un aire moderno a esta antigua ciudad. La catedral gótica es simplemente impresionante para la vista, como lo es la encantadora La Petite France, que es el hogar de la parte antigua de la ciudad.

8. Biarritz

Anteriormente un campo de juegos para ricos y famosos, este complejo costero ahora atrae a familias, surfistas y amantes del sol. Situado en los Pirineos Atlánticos, el centro de Biarritz se encuentra en el Golfo de Vizcaya y es famoso por su hermosa costa y excelentes playas, que son su principal atractivo. La ciudad no es la más pintoresca a la vista, su excelente ubicación, justo al lado del agua, compensa esa leve caída.

9. Avignon

Famosa por los papas que se instalaron en la ciudad después de huir de Roma en el siglo XIV, Avignon fue la capital de la Iglesia Católica durante un período durante la Edad Media. El colosal palacio que construyeron los papas impresiona por su tamaño y arquitectura gótica, mientras que las murallas, torres y puertas que bordean el casco antiguo también son fantásticas.

La parte antigua de la ciudad está bellamente rodeada por el río Ródano que serpentea a su alrededor. Un buen momento para visitarlo es durante el festival de arte en julio, aunque tendrás que luchar a través de las multitudes en este popular destino.

10. Annecy

Ubicado en el norte de los Alpes, la proximidad de Annecy a Ginebra, junto con el centro histórico de la ciudad, lo convierten en un popular viaje de un día entre los turistas. También conocida como la “Venecia de Saboya”, los pintorescos canales entrecruzan Annecy y se abren paso entre sus antiguos edificios.

Ubicado a orillas del lago de Annecy, los alrededores de la ciudad son impresionantes y los visitantes pueden caminar, andar en bicicleta o nadar en las atracciones naturales cercanas. Con un castillo del siglo XIV ubicado en el centro, es un lugar pintoresco y memorable para visitar, aunque puede estar demasiado lleno en verano.

11. Colmar

Situada en la región de Alsacia, la proximidad de Colmar a Alemania ha significado que ha cambiado de manos varias veces entre las dos naciones a lo largo de su historia. Los turistas acuden a la ciudad por su impresionante casco antiguo que combina a la perfección el tejido de adoquines con encantadores canales y las casas distintivas que bordean sus calles, iglesias y museos están repartidos por todo el lugar, y el Retablo Isenheim es particularmente impresionante de admirar.

Como se encuentra en la región vinícola, tómate el tiempo para probar algunos de los mejores vinos que Colmar tiene para ofrecer.

12. Rochelle

Apodada la “Ciudad Blanca” debido a sus edificios de piedra caliza que están tan bellamente iluminados por la noche, La Rochelle es un lugar encantador para visitar.

Una vez que fue un importante puerto marítimo de los siglos pasados, el puerto viejo, el centro histórico y el pintoresco paseo marítimo son motivo suficiente para visitar, con un enorme puerto deportivo en Port des Minimes y playas de arena en los alrededores, es un lugar agradable y tranquilo para pasar el tiempo.

13. Ajaccio

Vale la pena detenerse en Ajaccio, en la encantadora isla mediterránea de Córcega, aunque solo sea para utilizarla como una base desde la cual explorar los hermosos paisajes que la rodean. El casco antiguo en sí tiene algunas calles bonitas para pasear, mientras que el puerto que lo rodea evoca imágenes de la Costa Azul.

Famoso por ser el lugar de nacimiento de Napoleón, Ajaccio es lo suficientemente agradable como para visitarlo sin incendiar el mundo.

14. Ruán

La ciudad donde se quemó Juana de Arco en la hoguera es un agradable contraste con este evento violento y un lugar pintoresco para pasear. El casco antiguo está lleno de edificios medievales restaurados construidos de acacia y embutido.

Situada a orillas del Sena, la majestuosa catedral que domina el centro, se remonta al siglo IV y abarca una mezcla ecléctica de estilos arquitectónicos que inspiran a Monet a crear más de treinta pinturas.

15. Toulouse

La cuarta ciudad más grande del país, Toulouse es un lugar animado, en parte gracias a su gran comunidad universitaria, con una vibrante escena musical y una inclinación por la alternativa.

Apodada “la Ciudad Rosa” debido a sus edificios de color rosa, una manera encantadora de ver Toulouse es ir en un viaje en barco por el Canal du Midi o el río Garona que rodea el centro.

16. Lille

La ciudad más grande del norte de Francia, fue una ciudad comercial que debe su riqueza al hecho de que se encuentra entre Flandes y París. Hoy en día, tiene un encantador centro urbano y un vibrante sector cultural, con numerosos museos que vale la pena visitar, con una animada comunidad universitaria, algunos lugares excelentes para ir de compras y una vida nocturna próspera.

Lille es una ciudad dinámica con muchas actividades, para echar un vistazo a algunas de las bellas arquitecturas flamencas y francesas que se ofrecen, dirígete al Grand´place, La Vielle Bourse o las calles sinuosas del casco antiguo.

17. Dijon

Anteriormente, capital de los duques de Borgoña, Dijon floreció en los siglos XIV y XV, ya que la ciudad patrocinaba las artes y las ciencias. Como tal, el antiguo centro de la ciudad es encantador para pasear por sus encantadoras esculturas y arquitectura, y la catedral es particularmente resplandeciente.

No es enorme, Dijon definitivamente vale la pena para detenerse por un par de días, ya que es una de las ciudades francesas con mejor aspecto.

Mejores hoteles en Francia para hospedarse

Desde el encanto de París hasta el romance de un castillo de un país, a Francia no le faltan hermosos hoteles para escapar, los restaurantes con estrellas Michelin y los detalles históricos abundan en hoteles que van desde los elegantes a los bohemios, de ciudad en campo y hasta la magnífica Costa Azul.

1. Château de Lalande

El tradicional Château de Lalande está rodeado de bosques, a solo 12 km de Périgueux y goza de una excelente ubicación para explorar Dordogne. El hotel ha sido decorado con un gusto impecable de buen gusto y tiene que ver con el encanto y la elegancia, con tapices de tela en la pared en lugar de papel tapiz y muebles antiguos, mientras que afuera hay una hermosa piscina.

2. Château de Saint-Paterne

Un hermoso castillo renacentista situado en su propio parque en el extremo este de Alençon en Normandía, el Château de Saint-Paterne es romántico, peculiar y encantador, los salones están llenos de antigüedades, pinturas y artefactos familiares, mientras que un fuego abierto arde en los meses de invierno.

Cada una de las habitaciones tiene su propia historia que contar, como una en la que las vigas se decoraron en el siglo XVI con la cresta de Enrique IV y su amante Diane de Courtemanche. Puedes disfrutar de paseos por el bosque, un potager grande y la piscina dentro de los terrenos del castillo.

3. Hôtel d’Aubusson

Ubicado en una mansión del siglo XVII, el Hôtel d’Aubusson goza de una excelente ubicación en París, a poca distancia a pie del Louvre y Notre Dame. Las habitaciones del hotel están impecables con telas de flores francesas tradicionales y tonos suaves, y si tienes la suerte de conseguir una habitación en el último piso, puedes disfrutar de las vistas de los tejados icónicos de París.

El gran salón tiene un magnífico techo con vigas, la sala de desayunos está tapizada con tapices y hay un patio con una fuente donde se sirven bebidas, el hotel rezuma romanticismo sin importar cuándo lo visites.

4. Hôtel Caron de Beaumarchais

Un pequeño pero elegante hotel en el moderno distrito de Marais, lleva el nombre del dramaturgo francés Pierre-Augustin Caron de Beaumarchais, autor de Le Marriage de Figaro, que vivía en el edificio vecino. En consonancia con su historia, la decoración del hotel es de estilo del siglo XVIII con un tema de Mozart y un ambiente operístico en todo.

5. Hôtel Les Florets

Ubicado en las estribaciones de las escarpadas montañas Dentelles de Montmirail, el antiguo Hotel Le Florets se encuentra en una ubicación privilegiada en lo alto de un valle boscoso cerca del pueblo de Gigondas. Una cálida bienvenida y un telón de fondo de campos de lavanda ricamente perfumados te saludan y estás cerca de algunos de los mejores viñedos de Côtes du Rhône, es todo lo que esperarías de las vacaciones en Provenza. El estilo del hotel es relajado y acogedor para todos los miembros de la familia.

6. Hôtel Crillon le Brave

En un pequeño pueblo provenzal, en una colina, este elegante hotel Relais & Châteaux se compone de ocho casas de los siglos XVI y XVII a lo largo de un sinuoso carril. Desde este punto de vista, puedes disfrutar de las vistas a los huertos, viñedos y olivares, y su menú de cuatro platos Menu du Saison y un menú de siete platos de Chef son la leyenda.

Algunas habitaciones tienen balcón con vistas a la montaña, mientras que otras tienen vistas al valle o al Mont Ventoux. En definitiva, es encantador.

7. Château d’Etoges

Es un impresionante castillo del siglo XVII con una torre de salpicadero y un foso con cisnes, con su escalera de mármol, estatuas y paneles de madera, el castillo tiene un ambiente real y es fácil imaginar a los reyes franceses alojándose aquí. Las habitaciones en la torre gozan de vistas de gran alcance y hay un restaurante de prestigio ubicado en The Orangery.

8. Manoir de la Hazaie

El Manoir de la Hazaie, bellamente restaurado, es una cálida y acogedora casa señorial de piedra situada a solo 10 minutos de la costa. Las habitaciones tienen nombres individuales y dentro de los terrenos hay un molino de agua junto a un lago, fuentes, un jardín medieval y una gran piscina con ‘aqua-musique’. Es tranquilo, pacífico y sumamente acogedor.

9. Le Mas du Langoustier

En la isla de Porquerolles, la mayor y más accesible de las tres islas de Hyères, Le Mas du Langoustier se encuentra entre acantilados boscosos y playas de arena, pinos y eucaliptos en su propio parque. El hotel rezuma lujo con su restaurante galardonado con una estrella Michelin y su estilo provenzal, piscina, canchas de tenis y una franja de 100 metros de playa de arena cercana que está a cargo del hotel.

10. Cour des Loges

Una escapada notable, peculiar y artística, Cour des Loges está formada por cuatro mansiones renacentistas adyacentes, le recibe un magnífico atrio con claustros de color rojo oscuro e impresionantes pinturas modernas, mientras que detrás del hotel encontrarás encantadores jardines.

Hay una sensación de bohemio en el hotel, pero todo ello con un impecable buen gusto, sobre todo en el restaurante con estrella Michelin.

¿Qué hacer en Francia en familia y con niños?

Es caro viajar internacionalmente como una familia numerosa y aunque quiero animar a las personas con niños a que viajen juntos, también entiendo que si quieres esperar hasta que sientas que el momento es más ideal, especialmente si tus hijos aún son muy pequeños.

1. Parques temáticos Disneyland París y Parc Asterix

Sin importar qué tan arrebatada sea la familia o cuán ansiosa por abrazar la cultura y la historia de Francia, Disneyland París ejerció una fuerza magnética, cuando se construyó por primera vez en 1990, “Euro Disney” fue vista como una invasión muy estadounidense, años después, es una atracción muy popular firmemente establecida.

Para las familias norteamericanas familiarizadas con Disneyland o Disney World, tiene poco sentido venir a Francia a este parque, pero lo que podría ser divertido es incluir uno o dos días dentro de un viaje más largo. Disneyland París también es conocido por sus fabulosas celebraciones en Halloween.

Para una experiencia diferente en un parque temático, también cerca de París, pruebe Parc Asterix, amado por las familias francesas y dedicado al humorístico mundo de los cómics de Asterix, que han sido muy populares en Francia durante décadas (y que están disponibles en traducciones al inglés). El parque temático probablemente será una inmersión en francés.

2. Centro Pompidou

El Centro Pompidou está ubicado en el moderno distrito de Marais, tiene una galería para niños en el interior y es muy divertida. El área que rodea el centro cuenta con un hermoso espacio al aire libre para un picnic improvisado, fuentes artísticas, muchas cafeterías y animadoras callejeras. Si visitas París con un niño pequeño, esta área es especialmente agradable porque hay una gran sección solo para peatones donde su pequeño corre, dejándolo relativamente libre de estrés.

3. Torre Eiffel

Como una forma de conmemorar la celebración del centenario de la Revolución Francesa, la Torre Eiffel, que es el monumento pagado más visitado del mundo, fue construida en 1889 por una empresa propiedad de Gustave Eiffel, el aclamado constructor de puentes.

Si sales a los Campos de Marte durante la noche, verás que la torre parpadea con sus millones de luces multicolores, momento en el que te darás cuenta exactamente por qué es un lugar tan popular para las propuestas de matrimonio. Sin embargo, independientemente de la hora del día, representa un símbolo muy fuerte para los pueblos franceses, que sirve no solo para conmemorar sino también para unir y agitar emociones fuertes.

4. Musée du Louvre

Incluso la entrada principal al Musée de Louvre es un sueño artístico, como corresponde al museo más visitado del mundo. Pero no hay mucho tiempo para quedarse mirando la pirámide de cristal, por dentro aguarda la fantasía de la colección de arte más etérea que el mundo ha visto, con todo, desde el Código de Hammurabi, las momias egipcias, la Mona Lisa de Leonardo y la Venus de Milo.

El museo ha sufrido las transformaciones políticas y sociales de Francia durante siglos, al mismo tiempo que mantiene la inmensidad y la belleza de la mente humana bajo un solo techo y, por lo tanto, se convierte en una potente simbolización de la delicadeza y la sensibilidad francesas.

5. Palacio de Versalles

Cuando Luis XIV se mudó a la corte de Versalles en 1682, ciertamente tomó una buena decisión. En estos días, el increíble Salón de los Espejos, los apartamentos reales dorados, la reluciente envuelta en las habitaciones y la intimidad de las obras en los muebles, son obras maestras dignas de un rey.

Sin mencionar los céspedes meticulosamente cuidados y los paisajes por excelencia que se adaptan a un mundo de cuentos de hadas. Todo se junta como un símbolo de la monarquía incondicional, a la vez que funciona como una de las atracciones turísticas más importantes de Francia.

6. Catedral de chartres

Las hermosas y elevadas agujas, los porches adornados con detalles de esculturas detalladas y los vitrales de los siglos XII y XIII evocan la constatación de que la Cathedrale de Chatres la cual simboliza a la vanguardia del escalón en el arte gótico francés.

Aunque en 1134 gran parte de la ciudad de Chartres fue destruida por un incendio, la catedral sobrevivió milagrosamente y se convirtió en un importante destino de peregrinación, así como en un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979. Es verdaderamente una obra maestra de la arquitectura francesa.

7. Mont Saint-Michelle

En la frontera entre Bretaña y Normandía se encuentra la abadía del Mont Saint-Michel, una abadía legendaria que reúne el arte de la arquitectura medieval y las fuerzas de la naturaleza. Sentada en la cima de una isla de marea, la abadía recibió el galardón de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979, y marca el símbolo de la heroica resistencia francesa a los ingleses durante la Guerra de los Cien Años.

Las murallas fortificadas abarcan un pintoresco pueblo de la Edad Media que floreció a partir del siglo XI, su posición única de estar a solo 600 metros de tierra lo hizo fácilmente accesible a los peregrinos durante la marea baja. Más tarde, durante el reinado de Luis XI, el Mont se convirtió en una prisión, aunque ahora se ha revitalizado en una de las atracciones turísticas más visitadas de Francia.

8. Catedral de Notre Dame

La catedral de Notre Dame en París se hizo cada vez más popular en la publicación de la novela de Victor Hugo en 1831, El jorobado de Notre Dame, sin embargo, la iglesia refleja muy bien el prestigio de la ciudad capital con sus grandes arcos altos, agujas adornadas, vitrales de color rosa, contrafuertes voladores, bóvedas de crucería, y no menos importantes, las gárgolas indispensables, todas las cuales emana la esencia del gótico en su máxima expresión. Notre Dame ciertamente merece un lugar en el itinerario de cada visitante a la ciudad capital de Francia.

9. Arenes de Nîmes

Podría decirse que se puede ver el anfiteatro romano mejor conservado, ya que ha sido un factor dominante en la ciudad de Nîmes durante casi 2000 años.

Debido al grado de perfección de la ingeniería romana, aún hoy en día, podemos presenciar y deleitarnos con eventos organizados en el anfiteatro, que incluyen conciertos musicales y teatrales populares, corridas de toros y más, y todo en un entorno tan venerable. El establecimiento se encuentra muy cerca del Principado de Orange y del Ponte du Gard, por lo que toda la zona es un remanso de antigüedad.

10. Pont du Gard

Hace más de 2.000 años, el Pont du Gard, que es una sorprendente antología de compilación de piedras que pesan hasta 6 toneladas, se construyó durante un período de más de 5 años. La estructura constituye una parte considerable de un acueducto que tiene una longitud de casi 31 millas (50 km), fabricado para transportar agua desde el valle del río Gardon hasta Nemausus en Nîmes.

Sin embargo, a partir del siglo IV en adelante, se descuidó el mantenimiento y a pesar de que la estructura cayó en completo olvido, la gente ahora se reúne por miles para presenciar una pieza excepcional del legado romano. Hay mucho que hacer en el área, y el sitio representa un punto culminante para cualquiera que desee visitar Francia.

¿Qué hacer para viajar a Francia con mascotas?

Todas las mascotas que entran en Francia y el resto de la Unión Europea requieren una identificación y documentación válida, así que antes de mudarse o viajar al extranjero con animales en Francia, asegúrate de haber cumplido con todos los requisitos.

Esto no solo evitará que tu perro o gato sea enviado de regreso a casa al llegar, sino que también reducirá drásticamente el tiempo de cuarentena (si es necesario).

Identificación

Como en la mayoría de los casos de viajes con mascotas, Francia exige que todas las mascotas y animales que ingresan al país tengan un microchip válido implantado con fines de identificación.

Además, si el microchip no cumple con la norma ISO 11784 o 11785, entonces deberás tener tu propio escáner conectado al contenedor de tu mascota.

Reglas para la salud de tu mascota

Todas las mascotas que entran a Francia deben haber sido vacunadas contra la rabia, es importante que esto suceda después del microchips de lo contrario, tendrá que ser rehecho. Los gatos y los perros también tendrán diferentes vacunas.

  • Asegúrate de que la vacunación inicial contra la rabia se realice al menos 30 días antes de la llegada y por un veterinario acreditado / aprobado. Si este no es el caso, la vacunación no será válida.
  • Los perros deben ser examinados específicamente para la ténia y las garrapatas dentro de los 10 días de viaje a Francia.
  • El tratamiento para los parásitos internos y externos debe hacerse
  • También necesitará un certificado sanitario veterinario oficial para Francia (es el mismo para la UE). Asegúrate de no pedirle esto a tu veterinario demasiado pronto, ya que solo es válido durante 10 días antes de que tu mascota llegue a Francia.
  • Obtener el endoso de USDA para tu mascota

No podrás traer a tu mascota a Francia sin solicitar primero la aprobación del USDA. Para recibir esto, debes proporcionarlos con los siguientes formularios.

  • Certificado de rabia.
  • Carta del veterinario.
  • Certificado de salud veterinario de la UE.
  • Registro de microchip implantado.

Una vez que hayas tomado los preparativos, toma tiempo para obtener esta aprobación, ya que podría tomar algún tiempo.

Tipos de razas no permitidas en Francia

Hay algunos tipos de razas de perros no elegibles para viajar en Francia y estas incluyen el Pitbull, el Boerboel, la raza Mastiff, la raza Tosa y algunos otros.

En el caso de que tu perro tenga un pedigree o certificado de nacimiento, puede ser elegible.

Viajar a Francia según el país

Es importante destacar que cada país tiene sus leyes y reglas, y que al viajar a Francia, existan algunos que no necesiten una visa para ingresar y otros si lo necesiten, esto se debe a quizás se tengan acuerdos o tratados con dichos países, se recomienda que te informes bien que documentos necesitas dependiendo del país del que provienes.

Desde Estados Unidos

Los ciudadanos de EE. UU., que viajan a Francia deben tener un pasaporte vigente con al menos tres meses de validez a partir de la fecha de salida, debe tener al menos una página en blanco para los sellos. Los viajeros que viajan allí por vacaciones o negocios no están obligados a obtener una visa cuando se quedan menos de 90 días.

Francia es parte del Área Schengen de la Unión Europea, por lo que 90 días también incluyen una estancia continua en cualquier país del Área Schengen, los viajeros que deseen permanecer más tiempo durante los últimos 90 días deben solicitar una visa, que se puede hacer a través del sitio web de la Embajada de Francia y en un centro de visas local.

Aquellos que lleguen para estudiar, realizar prácticas o para trabajar deben solicitar una visa francesa antes de salir de los Estados Unidos. Solicita el uso del sitio web de la Embajada de Francia, que permite a los viajeros enviar y realizar un seguimiento de la solicitud correcta.

Los oficiales de inmigración pueden pedir a los viajeros que muestren pruebas de que hay fondos suficientes al ingresar a Francia, según las circunstancias, también es posible que se te solicite que muestres tu boleto de avión de regreso, así que asegúrate de tener una copia impresa cuando viajes.

Desde Reino Unido

Tu pasaporte debe ser válido por la duración propuesta de tu estancia, no necesitas ningún período adicional de validez más allá de este. Sin embargo, si el Reino Unido abandona la Unión Europea sin acuerdo, las reglas de validez del pasaporte para viajar a la mayoría de los países de Europa cambiarán a partir del 29 de marzo de 2019. Antes de reservar un viaje, debes verificar que tu pasaporte cumpla con estas nuevas reglas y averiguar si necesitas renovarlo.

Si estás planeando una estadía de más de 3 meses, consulta y comunícate con la Embajada de Francia si tienes más preguntas.

El Reino Unido y la Unión Europea han acordado en principio el texto legal completo del borrador del Acuerdo de retiro, esto establece que no habrá cambios en los requisitos de ingreso para los ciudadanos británicos que viajan a la UE o para los ciudadanos de la UE que viajan al Reino Unido durante el Período de implementación (del 30 de marzo de 2019 al 31 de diciembre de 2020).

En el caso de cambios en los requisitos de ingreso después de que el Reino Unido abandone la UE el 29 de marzo de 2019, esta página se actualizará tan pronto como la información esté disponible.

Desde Australia

Los ciudadanos australianos que visitan Francia o cualquier otro país europeo en el Convenio de Schengen (Austria, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia, España, Suecia) por menos de 90 días no requieren visa. Los pasaportes deben tener una validez de al menos seis meses a partir de la fecha planificada de devolución.

Sección de preguntas frecuentes y/o tips para tu viaje

Al momento de realizar un viaje, por cualquier motivo ya sea de negocios, por trabajo o turismo, suelen surgir preguntas a las cuales necesitamos tener respuestas para no equivocarnos o hacer algo mal y así evitar que el viaje sea todo un caos, es importante que vayas a la embajada o consulado de Francia en tu país y aclares cualquier duda.

¿Puedo viajar con mi mascota a Francia?

Si, pero siguiendo las reglas que el país exige, entre los cuales se debe seguir un procedimiento adecuado y los documentos necesarios, ademas de las vacunas.

¿Necesito un pasaporte para visitar Francia?

Si, los requisitos de pasaporte de Francia indican que debes tener un pasaporte que permanecerá válido durante al menos seis meses después de las fechas de viaje y contenga al menos una página en blanco para un sello de entrada, también debes presentar un comprobante de devolución o un viaje posterior, junto con fondos suficientes para tu viaje.

¿Quién necesita una visa de turista en Francia?

Si eres un ciudadano de Andorra, Mónaco o Suiza, o cualquiera de los estados miembros de la Unión Europea o los estados miembros del Espacio Económico Europeo, entonces no necesitas ningún tipo de visa para ingresar a Francia como turista y permanecer allí.

Si tu país de ciudadanía no tiene un acuerdo de facilitación de visa con Francia, entonces probablemente tendrás que obtener una visa de turista para poder ingresar al país.

¿Qué puedo hacer en caso de rechazo de visa?

Si se rechaza tu solicitud de visa, puedes enviar una solicitud de reevaluación de la solicitud a la embajada o consulado francés en tu país de origen, dicha solicitud debe hacerse si tienes fuertes razones para creer que el rechazo de la visa fue injusto.

La apelación contra la decisión debe presentarse 2 meses después del día de la negativa, en francés, y los documentos justificativos adjuntos al expediente del caso. Los resultados de la apelación podrían ser una negativa indirecta (sin respuesta en 2 meses) o una negativa directa de la comisión.

¿Necesito vacunas para viajar a Francia?

Sí, algunas vacunas son recomendadas o requeridas para Francia y entre ellas se recomiendan las siguientes: hepatitis A y B, rabia, meningitis, polio, sarampión, paperas y rubéola, tétanos, difteria y tos ferina, varicela, culebrilla, neumonía e influenza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here